lunes, 1 de febrero de 2016

Carta abierta a Kenny Summit, propietario del Cure and The Cause Bar

Te lo escribo en mi lengua nativa para que te lo traduzca la tecnología de la que quieres prescindir y de la que haces uso para negar.
Cuando en tu club entraba el dinero, llegaban ésos "DJ's" de portátil mientras tu caja registradora contaba sin parar. Intuyo que esa felicidad te embargaba tanto que no te permitía ni mirar a la cabina. Entonces no había problemas de "electrónica de calidad" ni de criterios sobre "saber pinchar". La vaca da leche y come hierba, resultado satisfactorio.